image

Lo que las Mujeres no se Atreven a Decir en la Intimidad

El Silencio De La Mujer En La Intimidad

Por Mernela Añez

Cuando se trata de Marte y Venus en la cama, apenas cabe duda de que los hombres y las mujeres no somos iguales. La mayoría de los hombres esperan que nuestra satisfacción sexual sea como la de ellos: ¡directo al grano y sin anestesia!, sin calentarnos ni ambientarnos. Sin asegurarse de que lubriquemos antes del acto. Tenemos como resultado de esto que no nos provoca muchas veces tener relaciones íntimas con ellos justamente porque no entienden que a nosotras nos gusta una mano lenta, relajarnos, cosquillas y que se esmere de vez en cuando en recorrer nuestro cuerpo con caricias para estimularnos. Y así lograr que les pidamos más!

Es aquí donde viene nuestro famoso “ME DUELE LA CABEZA” simplemente para no decirles en su cara y herirlos con lo mucho que les falta por hacer.

Quiero invitarlas mis queridas “Venusianas” a que alcen su voz en el sexo y especialmente en el cuarto… ya déjense de tabúes y miedos, a pedir lo que se merecen (eso déjenselo a nuestras abuelas), tenemos derecho a ser satisfechas en la intimidad y a decírselo con táctica pero sin quedarnos con las ganas en esta vida.

Siga los siguientes consejos y si aun así su querido marciano sigue sin reaccionar, pues entonces móntele su “Dolor de Cabeza” y que después ¡no se queje del dolor de cabeza que les va a dar a ellos!.

Algunos consejos para solucionar esta situación:

  • Cuando estén iniciando el acto íntimo guíelo con su mano a las partes del cuerpo que a usted le gusta que le acaricien y le excitan. Y de la misma forma que a usted le gustaría. Muchas veces el hombre va directo al clítoris porque cree que es el único sitio erógeno que tenemos.

  • Si a usted le gustan las caricias y los juegos sexuales, convérselo con su pareja y sea sincera de cuáles son sus preferencias y hágale saber que se lo está comunicando porque desea variedad y mejorar la calidad de las relaciones sexuales entre ustedes. Hágalo antes de iniciar el acto sexual o en alguna conversación intima, no en el momento de acción.

  • ¡Atrévase a más! Y si tiene la fantasía de incorporar algún juguete o ver alguna película …qué mejor que hacerlo con su marcianito. Pida por esa boca… no se quede callada que eso da dolor de garganta o amigdalitis.

  • Si no le gusta la forma como la besan, propóngale un juego de “que te parece si yo te beso como a mí me gustaría que me besaras” y tu me imitas y luego viceversa.

  • Si siente ganas de gemir, gritar o decir ‘palabrotras’ en el momento del acto íntimo… HAGALO! En el dormitorio hay libertad de expresión y ha llegado el momento de desinhibirse…. Para evitar los “dolorcitos de cabeza” finguidos.

  • Si usted tiene muchas ganas y su querubín es el que tiene “el dolorcito de cabeza” o está cansado, no deje de tener su satisfacción sexual querida amiga. Relájese, dese un bañito bien rico y vaya a su cama a practicar la “autosatisfacción” léase: Masturbación y le informa que está invitado a incorporarse si le provoca y cuando el quiera… pero usted no cohiba sus energías sexuales… eso si es verdad que le va a dar “dolor de cabeza”.

Si de verdad usted mi querida Venusiana tiene dolor de cabeza, tiene 2 opciones: Se lo dice en su cara o le regala un famoso “rapidito” para que lo complazca en su necesidad biológica y otro día que el la complazca en algo que usted quiera.

One on One with Mernela Anez


About Mernela Anez

Mernela is a Motivational bilingual International Keynote speaker and expert in gender differences and gender intelligence. She has helped corporations increase productivity and enhance leadership thanks to her skills and impressive background as an Engineer and Executive Trainer . Mernela is also a Mars Venus coach that helps people change their lives and have successful relationships with the opposite sex in different arenas.

Leave a Reply